viernes, 14 de marzo de 2008

Prueba que Dios existe, con las matemáticas

Otorgan mayor premio del mundo


Nueva York, 13 mar (EFE).- El sacerdote polaco Michael Heller, un filósofo y cosmólogo de 72 años, obtuvo el Templeton Prize, el premio más generoso concedido a un individuo, por un trabajo que supuestamente ofrece, por medio de las matemáticas, pruebas indirectas de la existencia de Dios, informó hoy la fundación que lo otorga.

El controvertido premio, concedido por la Fundación John Templeton, está dotado con más de 1,6 millones de dólares, la cuantía más alta que se concede a individuos y organizaciones filantrópicas, pretende incentivar los avances en torno a las grandes cuestiones de la ciencia, la filosofía y la religión.

Sin embargo, su concesión suscitó muchas críticas por su vertiente conservadora y su interés en vincular la religión y la ciencia, que parte del mundo científico considera ya imposible y desfasada.
Según detalló la fundación a través de un comunicado, Heller ha "desarrollado agudos y sorprendentemente originales conceptos sobre el origen y las causas del Universo, a menudo bajo la intensa represión gubernamental" en Polonia.

"Es evidente que para Heller la naturaleza matemática del mundo y su inteligibilidad por parte del ser humano constituye la evidencia circunstancial de la existencia de Dios", aseguró su colega Karol Musiol en defensa de la candidatura del religioso premiado.

La organización detalla que Heller "ha trabajado afanosamente durante años bajo las asfixiantes estructuras de la era soviética" y se ha convertido en una "convincente figura en los dominios de la física, cosmología, teología y filosofía, con un amplio bagaje académico y religioso".
El propio académico defiende en un escrito difundido por la Fundación John Templeton que "varios procesos del Universo pueden ser expuestos como una sucesión de estados, de forma que el precedente siempre sirve de causa para explicar el que le sucede y siempre una ley que dicta cómo un estado debe suceder a otro".
Dado que las leyes dinámicas se expresan en forma de ecuaciones, "si nos preguntamos sobre la causa del Universo deberíamos preguntar sobre la causa de las leyes matemáticas", argumenta Heller, quien termina defendiendo que esas cuestiones llevan a plantearse sobre "la raíz de todas las causas" y ligar la respuesta al "Gran Diseño de Dios".

"La ciencia no es sino un esfuerzo colectivo de la mente humana para leer la mente de Dios desde las preguntas sobre las que nosotros y el mundo parecemos estar hechos", añade Heller.
El filósofo, autor de más de 30 libros publicados y especializado más en suscitar dudas sobre la realidad que en tratar de probar la existencia divina, también se defiende en contra del "Dios de los huecos", utilizado solo para dar sentido a lo que la ciencia no es capaz de explicar.

En opinión de este profesor de la Facultad de Filosofía en la Academia Pontificia de Teología de Cracovia (Polonia), la negativa desde grupos religiosos a enseñar en las escuelas la teoría de la evolución "es una de las mayores equivocaciones, porque crea contradicciones o enfrentamientos entre Dios y el azar".
El premio será oficialmente entregado por el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, marido de la reina Isabel II, en una ceremonia privada que tendrá lugar el próximo 7 de mayo en Londres.
Los premios Templeton fueron creados en 1973 por el agente de inversiones John M. Templeton como reconocimiento a las personas que contribuyen al entendimiento de la religión.
Entre los galardonados de otros años destaca la Madre Teresa de Calcuta, el escritor Alexander Solzhenitsyn, el reverendo Billy Graham y el líder espiritual indio Pandurang Shastri Athavale. EFE
mgl/emm/jgc